PROYECTOS

Una sala llena de luz, una ventana para escaparnos del tiempo.
Proyecciones, música en vivo, trazos que van siendo dibujados entre danzas, desde las danzas, en un mural físico que colgaremos en la pared y sobre el que podrás pintar o escribir, en el mural simbólico de tu propio viaje, poesía despierta, una manta de sonido, calor en los cuerpos, emoción en el corazón.
Un suspiro, chocolate, una mesa con dulces, saberes y sabores, crema de limón y merengue, contrastes, concreción, concatenación en red, construcción, habitar nosotros el espacio y transformarlo en lugar, co-crear.
Januman y Antonio: Música en vivo y otros menesteres.
Tú: danza, pinta, recita, escribe, come, juega, salta y lo que quiera que te llene de vida las venas.

onirico reti 08

Un concierto onírico es un espacio en el que poder dar rienda suelta a las ensoñaciones, relajando la atención y la tensión, y llevando el mundo cotidiano a las subreales puertas del subconsciente.
Desde allí, todo es posible: disfrutar con las posibilidades de la imaginación, dejarse llevar por los pensamientos y ensueños, visitar los universos oníricos que todos somos, o simplemente relajarse y llegar a estados meditativos…

 

AMAR música y danza

Multiverso de sonido y movimiento, en un proceso creativo que quiere mostrar la intrínseca unión existente entre ambos. Martha Tena (Jap Inder), nos lleva de la mano, en danza, por la poesía que supone el cuerpo en movimiento, utilizando el lenguaje del belly dance, la danza tribal, el yoga, el shakti dance, y el contact improvisación. La música de Antonio Lorenzo tejerá espacio y tiempo junto a ese movimiento, con el armónico y vibrante sonido del Bell (hand-dum), la versatilidad refinada de la guitarra, y la primitiva naturaleza de la percusión. La improvisación deja abierta la puerta para que la escucha del público (que escucha con la mirada, con el oído, de corazón) complete la propuesta.

 

OMOSUNO

Omos Uno es una compañía  de música y danza que nace de un proyecto de investigación escénica en donde la composición a tiempo real fue el principal foco de interés durante sus primeros años de existencia. Surge en el 2008 bajo la dirección de Cristiane Boullosa con una propuesta de encuentro entre músicos y bailarines que pudieran desarrollar un trabajo continuo de investigación y puesta escénica periódica.

 Con la intención de desarrollar una propuesta de observación, análisis y reflexión del producto escénico, en la compañia siempre estuvo presente la preocupación por un análisis estético de la realidad de la escena contemporánea. Qué posibles factores de la escena actual no corresponderían a una realidad político, social y de evolución dialéctica entre el arte y lo humano.

En la actualidad Omos Uno trabaja bajo un sistema de composición escénica que ha desarrollado en su proceso de exploración y práctica escénica, basado en los espacios relacionales entre los intérpretes, los intérpretes y el espacio fisico y la temática especifica del momento.

Grabacion MARLO, con Jorge Ocaña y Miguel Angel Roco

El cortometraje de Miguel Angel Roco, que se estrenará dentro de poco, con su atmósfera mágica e intimista, contará con nuestro apoyo en la música.

 

CD laescucha, de música para Bell -hand drum

Música para Bell, ese nuevo instrumento de resonancias arcanas, la ancestral campana y en mudo de hoy.

 

  • LA JAM DEL SALMÓN

Jam de Danza COntact Improvisación: la Jam del Salmón

 

Nosotros somos salmones, expertos nadadores, acróbatas del salto, llenos de gracia y de color.
Mucha gente conoce nuestro remontar los ríos hasta el lugar donde nacimos, para a su vez dar a luz (o mejor, romper aguas). Pero rara vez se nos entiende.
Remontar el río NO es una insensata y romántica lucha contracorriente. Para cada fuerza, existe otra, complementaria, en sentido contrario. El flujo del agua baja de la montaña, empujada por la gravedad, pero esa misma fuerza es la que hace que se generen contra-corrientes, reflujos que suben el río; éstas son las fuerzas que nosotros aprovechamos para remontar el río.
Si os acercáis a una cascada o pequeño salto de agua, y tiráis a la corriente un puñado de hojas secas, podréis ver como algunas siguen con el curso del río, río abajo, pero otras, sorprendentemente, normalmente pegaditas a la orilla, subirán río arriba, hasta llegar de nuevo a la cascada (y así podrían estar, en bucle, hasta la eternidad –que es lo que el río simboliza).
Nosotros salmones no somos hojas secas, y sabemos aprovechar esas corrientes que suben río arriba, para, con un esfuerzo final, dar el salto que nos permita salvar el obstáculo, la cascada, aunque llegue a ser diez veces mayor que nosotros.
¿Qué tenemos que deciros, nosotros salmones, a los humanos?
Vosotros sabéis vuestros peligros. Vivís en una sociedad que excita hasta extremos patológicos vuestro deseo. Gracias a eso, os pueden hacer creer que es comprar ese coche lo que más quieres en el momento presente, que es irte al Caribe lo que alejará tus fantasmas, que es votar a este partido lo que necesitas para sentirte mejor ciudadano; es gracias a ese control del deseo como logran que creas que entrar en guerra con el enemigo dará sentido a tu existencia.
Vosotros humanos habláis mucho de dejarse llevar por las sensaciones. Pero, ¿qué sensaciones? Te pueden hacer sentir un odio tan visceral por tu “enemigo”, jugando con tu miedo, jugando con tus impulsos más básicos y animales, que no dudes en identificarlo como tuyo, y alistarte, coger el fusil, y matar o morir. Ay, tantas veces jugaron así con vosotros…
¿Por qué no parar cuando tengáis un impulso, y lo dejáis recorreros, dos, tres, diez veces?
¿Podéis hacer lo contrario de lo que os dice?
Tantas veces os hemos visto en las jams de contact bailando conscientes, pero cuando una mano tocó la música, y esta os aceleró, no supisteis poner freno a ese impulso, esa sensación que os impusieron desde fuera, y enloquecisteis en la danza, hasta golpearos unos contra otros. ¡Insensatos! Cuantos accidentes hemos visto así…
¿Cuál es la solución? ¿Encerraros en una burbuja, entre algodones, para que no os hagáis daños? ¿Eliminar los estímulos?
Nosotros los salmones os conocemos, y sabemos que podéis superar esos obstáculos, superaros a vosotros mismos como nosotros ante las cascadas.
¿Por qué no intentáis encontrar el reflujo, la contra-corriente que a toda corriente acompaña?
Sin esfuerzo, veréis como un nuevo camino se abre.
Os proponemos el sano ejercicio de llevar la contra-ria: cuando algo externo os mueva desde el interior en una dirección, intentar encontrar la dirección complementaria, en sentido contrario. Si la música se acelera y acelera vuestros corazones, ralentizar vuestros movimientos de forma proporcional, hasta así dominar vuestros corazones; así nunca olvidaréis dónde estáis, que estáis y estáis con otros.
Os invitamos a ser salmones conscientes, a no perder el sentido presente, y en función de eso actuar; os invitamos a perder la consciencia, a dejaros arrastrar por el flujo, a entrar en trance, pero sólo cuando no supongáis un peligro para vosotros y para los otros.
Un salmón, ya sea en el río, ya sea en el mar, sabe cuándo nadar con el flujo, cuándo con el reflujo, cuándo saltar, y cuándo parar.
¿Y tú, también eres salmón, o
“camarón que se duerme,
se lo lleva la corriente,
míralo, allá corrió,
se lo llevó”
?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

música a cielo abierto

A %d blogueros les gusta esto: